Noticias

Un móvil chino cae desde 31 kilómetros de altura y aún funciona

Un video difundido este lunes por la cuenta promocional en Weibo de teléfonos inteligentes iQOO, de fabricación china, recoge una rara prueba de resistencia a la que, supuestamente, fue sometido el último modelo disponible de la marca Vivo.

El dispositivo fue sujetado a un globo aerostático y trasladado hasta una altura estratosférica de 31 kilómetros, donde lo soltaron para que descendiera en caída libre.

El lacónico texto en mandarín que acompaña la publicación no deja claro dónde se llevó a cabo el experimento, pero sí cuánto tiempo duró: 5 horas y media. Menciona también cuáles eran las condiciones del punto más alto del trayecto: frío extremo de -56º centígrados. Durante ese lapso de tiempo el teléfono no se apagó, pese al ambiente desfavorable para el funcionamiento de cualquier aparato electrónico.

Para recuperar el iQOO después de que se estrellara, los autores del rodaje se valieron de una cámara externa, al menos un dron y dos vehículos. Cuando lo hallaron sobre una pradera, estaba íntegro y presentaba algunos defectos visibles en la pantalla, que podían limitarse a daños en el protector de pantalla, según opinan en el sitio web Digital Trends.

A lo largo de los años, se han realizado muchas pruebas de caída del teléfono, pero esta podría ser la caída la más alta, destaca el medio.

FUENTE: ACTUALIDAD RT

La entrada Un móvil chino cae desde 31 kilómetros de altura y aún funciona se publicó primero en Noticias Manizales.