Guajira

Carraipía le dijo adiós a uno de sus buenos hijos

Con hondo pesar la comunidad carraipiuna despidió a uno de los muchachos más apreciados por la población

Las huellas de la violencia que azota al principal corregimiento de Maicao están dejando marcas imborrables en un Corregimiento de una temperatura agradable con una tierras fértiles y de familias admirables por su don de gente.

La inseguridad y abandono en el que se halla el poblado más agrícola de la cabecera municipal tiene entristecida a su gente.

Jhonatan José Gutiérrez Sierra

En esta oportunidad el triste adiós fue para Jhonatan José Gutiérrez Sierra, joven con un futuro promisorio quien con su carácter amigable y jocoso se metió en el corazón de los carraipiunos menos en el sentimiento endiablado de una persona de la etnia wayuu, quien con un disparo le arrebato su alegría sus sueños, sus proyectos y principalmente la vida.

«La vida lleva impreso el sello de Dios por eso el siempre la reclamara como suya. Quitar la vida se ha convertido en algo normal porque los anormales desconocen el valor de los humanos» dijo el sacerdote Jefferson Ariza quien en una asistida misa ayudó a los familiares, amigos y allegados de Jhonatan, a entender el porqué de su partida.

También le podría interesar: Digitador fue asesinado en medio de atraco en parranda en zona rural de Maicao 

Nadie pudo ocultar las lágrimas, el dolor pero ante todo la impotencia y rabia por la manera como le quitaron la vida a un joven que logró cautivar el cariño de los carraipiunos, dijo un pueblerino.

«Quien le hizo eso a Jhonatan no tiene la más mínima idea de lo que hizo» se alcanzó a escuchar a un señor adulto quien aguardaba en la plaza de pie mientras se cumplía la eucaristía.

Momentos en que era sepultado Jhonatan José Gutiérrez Sierra en Carraipía.

Según el sacerdote Ariza, nadie sabe la magnitud del dolor que hay en esa madre. «Teresa doble rodillas y llámele a Dios. Los comentarios positivos en las redes sobre su hijo, la deben llenar de paz y esperanza y que se anime aunque su corazón esté destrozado por lo que le pasó a Jonathan. No piense en la venganza…déjele la venganza a Dios.

Los hombres de bien y buenos que se dedican a servir a los demás construyen paz» manifestó el vocero de la iglesia católica. 

Al final de la misa el sacerdote solicitó a Dios le dé al criminal un corazón de perdón por el daño causado, arrepentimiento sincero y a todos sus amigos y familiares fe y resignación. Jhonatan José Gutiérrez Sierra fue sepultado en la tarde de este martes en el cementerio del corregimiento que lo vio nacer y criar.

Mientras tanto el pueblo dolido, desesperado, desesperanzado y humillado por la delincuencia que pulula en sus calles las 24 horas ante la falta de autoridad civil y armada espera con resignación cuál será la próxima víctima de esta avasallante violencia.

La entrada Carraipía le dijo adiós a uno de sus buenos hijos se publicó primero en La Guajira Hoy.com.